viernes, 22 de diciembre de 2006

Hernia Inguinal

Pase estos dos días con el dolor y susto más grande de mi vida.Mi hijo Lautaro de 10 meses tuvo que ser operado por una hernia inguinal.Honestamente nose que se siente tener eso pero mi dolor fue otro,fue ver como el sufria cuando una doctora trataba ubicarle una vena para darle el suero.Sinceramente casi le tiro una silla por la cabeza.El niño se quejaba como nunca lo habia oido,queria hablar,queria hacerse entender,pero era como suplicandole que esa tortura cese,lo pinchaba por los pies y luego por los brazos.Algunas personas que me conocen de veras, me han dicho que tengo una mirada despreciativa o que ando con aire de "creido", pero lo juro por lo más preciado en este mundo (mis hijos) que no lo hago con esas malcriadas intenciones.Pero esta vez SI,lo admito,llego un momento en que levante la cabeza y mire a esa doctora en los ojos,ella me miro.Fue entonces en ese preciso momento que le clave la mirada en su nariz,donde brotaban de ahi unos pelos hernormes.Se dio cuanta de mi curiosidad malvada.Incline mi cabeza hacia la derecha sin perder el objetivo(los pelos),como si fuera a disparar,ella seguia mirandome,agacho la cabeza pincho el brazo izquierdo y encontro la vena.Lautaro comenzo a agradecer bajando el sonido del suplicio,su respiración fue tranquizandose y yo dejaba de llorar por dentro pero mis lagrimas no podia esconderlas.La tortura habia acabado, no volvi a ver a esa doctora hasta el otro día,pero no me cruzo la mirada.
Enfin la operación fue todo un exito,él doctor cirujano fue muy bueno,incluso llamó a la casa al otro día para saber de Lautaro,eso es un lindo gesto.Bueno ya todo paso.Pero hay cosas que no se olvidan...
Le doy gracias a la vida que yo era aún un niño cuando a mi Papa lo tenian en los campos de Concentración y que nose todavía lo que le han hecho.

No hay comentarios: