martes, 29 de mayo de 2012

Carta a la UBV

Extracto de la Carta presentada hoy 29 de Mayo 2012 a la Universidad Bolivariana de Venezuela, PFG Informática.

"
Mi más cordial saludo, tengo el agrado de dirigirme en esta oportunidad hacia usted(es), con el debido respeto, para ejercer el derecho a objeción como estudiantes universitarios de nuestra Universidad Bolivariana de Venezuela, Programa de Formación de Grado de Informática para la Gestión Social y como funcionario público de la República Bolivariana de Venezuela, actual empleado de la cancillería de la república (secretaría del despacho), para comunicarle (s) los siguiente:

En primera instancia, considero como falta de respeto hacia la profesión de docencia lo sucedido el día 23 de mayo de 2012, en un examen programado de acuerdo a lo establecido en la unidad curricular "Técnicas Avanzadas de Programación" por la profesora Diliana Rodríguez. En donde la referida profesora sostuvo términos poco apropiados dentro de la ética académica, al referirse como “piratas” a los propios colegas del área y del Pfg en particular.

Esta situación se origina durante una evaluación muy interesante para nuestra propia experiencia en programación. En consecuencia, a mi falta de conocimiento para resolver un ejercicio planteado, pedí finalmente ser evaluado en correspondencia a mis muy escuetos esfuerzos por lograr resolverlo. Posteriormente, solicité a la profesora facilitarnos la solución del problema planteado, a fin de entender rigurosamente el procedimiento utilizado para enfrentar tales ejercicios. A lo cual, ella contestó categóricamente y sin titubear que la solución la tenia Google o algunos estudiantes, indicándolos con sus nombres, para ejercer un cierto descrédito sobre mis capacidades para programar. Añadiéndole a todo estas afirmaciones con sus propias palabras me indicó que "te dejaste piratear en los semestres anteriores" y me sugiere regresar a aquellas "UNIDADES CURRICULARES PIRATEADAS", refiriéndose a Algoritmos, Programación y Estructura de Datos.


En segundo plano, pero no menos importante; inquiero en la carencia ética profesional que presenta la profesora Diliana Rodriguez, de la unidad curricular Técnicas Avanzadas de Programación; considero que dicha profesora no debe hacer comentarios fuera de lugar ni llevar chismes a otros compañeros que no solo afectan la dignidad del trabajo de los demás, sino que pone en tela de juicio su propio trabajo. De allí que considero que es indiscutible que al estar haciendo esos comentarios se interpreta que los demás profesores no han dedicado sus energías a desempeñar un trabajo bien hecho que le permita ser reconocido y respetado por los demás compañeros.
Altercados ocurridos entre la profesora Rodríguez y distintos alumnos desde años precedentes, son casi recurrentes en la universidad, asimismo, la enorme inasistencia de la profesora en los semestre anteriores, afectando el avance académico de los alumnos, incidencia delicada, porque dichas unidades representan el fundamento de la carrera universitaria. Es de hacer notar, en reiteradas oportunidades se produjeron dudas de nuestra parte, con respeto a la incorrecta interpretación metodológica de la docente, sin embargo, la misma señala y afirma que sus procederes están conformes a sus ganancias salariales, pudiendo dar clases en otros lugares, con un sueldos más elevados. Todo ello aunado a sus análisis políticos un tanto desconectados entre la práctica y la teórica.

Testigos de la mala conducta y información recibida, a la cual hago mención, son muchos estudiantes, incluso llegando lamentablemente algunos de ellos a desertar sus estudios, porque esta profesora que además trabaja con proyecto los ha desalentado en sus aspiraciones de continuar. Mi criterio, se enfoca en que esta educadora no cumple la función de tutora, docente o asesora educacional, porque reitero que sus preceptos son confusos, representaron pérdidas del tiempo provechoso, deserción estudiantil, violencia entre ella y los estudiantes y mediocridad en el conocimiento.

Denuncio públicamente baja calidad educativa, percibida por la docente Diliana Rodriguez, y requiero ante su despacho la sanción correspondiente a esta falta. No busco, mejoras, negociar o incidir en mis notas con esta carta, sin embargo, sé que esta docente si puede tomar represarías académicas contra mi, como tantas veces la hemos visto disfrazarse de víctima tras ser en múltiples ocasiones señalada por sus métodos y practicas poco profesionales. Una positiva solución a este problema también favorece a la comunidad docente, la cual se vería libre de sospecha y limpiaría los tantos argumentos de la existencia de “profesores piratas” en la Universidad.


Lo sucedido, no una situación aislada, es un hecho continuo con esta profesora, hasta el día de hoy no conozco el resultado del examen, ni de los examen anteriores y no puede ser la solución buscarlo en Google o preguntarle informalmente a algunos estudiante que posiblemente lo hayan resuelto. El contenido de las materias no es enseñado, es nuevamente hallado por nuestras vías (Google) y luego presentado en forma de exposición, posteriormente se evalúan los temas correspondiente. Me pregunto yo, en que momento veremos clases de parte de la profesora ?
Me surgen numerosas dudas o más bien interrogantes acerca de la Docencia en la Bolivariana, ¿Por qué elegimos ser docentes universitarios? ¿Tenemos suficiente claridad de nuestra influencia sobre otros? ¿Cómo adaptamos nuestra actuación docente a la vida? ¿Confrontamos algunas costumbres y valores?

La Ética en la práctica pedagógica del docente universitario debe estar fundamentada en la aplicación de teorías y métodos de enseñanza con el uso de recursos y medios que tengan la direccionalidad para llegar a sus estudiantes, deben llevar la seguridad para inducir un mejoramiento de su competencia profesional, que no se resuelve mediante el aprendizaje de mejores saberes teóricos o puramente técnicos sino a la orientación esencial del quehacer educativo con el compromiso ético del docente y menos utilizar o referir medios de la web sin la real orientación.

Los docentes universitarios deben… Saber comprender el mundo social y físico en el que interactúan los estudiantes y además saber convivir con la pluralidad cultural desarrollando el respeto y la tolerancia y no descalificando a sus pares o a sus estudiantes.

Lo primero que se desea es que el docente aprecie su propia condición como una importante función social y asuma su ejercicio no por necesidad o porque no se puede hacer otra cosa, sino por vocación, por tanto el cuento del sueldo, queda muy mal visto, porque está asumiendo una posición de ingratitud, que la debería llevar a cambiar de profesión o de trabajo.

No bastan los conocimientos ni el ser uno eminente en su profesión, o en las ciencias, o en las técnicas de su especialización, sino lo que se requiere realmente a personas capaces de entender y transmitir a los universitarios e influir en su formación."

La Juventud perdura mientras no nos entregamos a la Desidia

Hoy entregué una carta a dos instituciones acerca de la mala practica docente de una "profesora" que no encontró más que aseverar frente a un aula llena de 30 personas, que la solución a un problema planteado en una unidad curricular "técnicas avanzada de programación" estaba en google porque ella es incapaz de dar una respuesta.
Además, responsabiliza a sus otros colegas profesores de la mala educación de los estudiantes... Esto no es chiste señores, esto pasa en la Universidad Bolivariana de Venezuela, en Informática para la Gestión Social.